En primera instancia, cualquiera puede pensar que las franquicias en México son para todos, que las franquicias son inversiones mágicas, donde el éxito está plenamente garantizado y que no se necesita hacer nada, una vez abierta la franquicia, uno simplemente debe esperar pacientemente a que de un momento a otro la caja registradora explote llena de dinero, nada más alejado de la realidad.

También existe la tendencia de pensar que porqué Usted trabajó en un negocio de hamburguesas, tiene la capacidad de entrar a una franquicia de comida o quizá porque una persona tiene habilidades manuales, por este hecho, tiene la posibilidad de adquirir una franquicia de regalos, todos esos son conceptos equivocados.

En una franquicia, lo que compra Usted es la experiencia, es decir, no hay nada al azar, nada se puede improvisar, todo ya está programado previamente, acto por lo cual, sus talentos no son necesarios porque precisamente, lo que se compra es un “Know How” sobre cómo hacer las cosas, esas fórmulas que tienen las franquicias en México, pueden no ser mejores que los productos que Usted produce, esto es, por ejemplo, sin lugar a dudas Usted puede preparar mejores hamburguesas mejores que McDonald´s, sin embargo, dudo mucho que su negocio de hamburguesas pueda vender más que cualquier franquicia de los arcos dorados.

¿Por qué se da este fenómeno si lo que le interesa a la gente es la calidad y precio? Porque las franquicias en México tenemos departamentos de diseño, fotógrafos profesionales, psicólogos, mercadólogos y un sinfín de asesores que nos permiten generar un producto más atractivo, anunciado de una manera tal que su cerebro reciba el mensaje que le queremos enviar, de forma directa y precisa, eso genera ganas de comprar ese producto y a la vez, eso genera utilidades, ¿Quién de nosotros no se ha saboreado con una foto de una hamburguesa y después nos encontramos con la cruel realidad, en la cual, el producto que compramos, no se parece al de la foto? La respuesta es que esa foto que vemos, vale varios miles de pesos en la cual, todos los aspectos están cuidados, tales como la luz, el color de las verduras, el brillo de la grasa, etc., todos son aspecto cuidados a fondo, por ello, el éxito no es una casualidad sino una consecuencia del trabajo.

El problema que tenemos los mexicanos es que en un amplio número, no sabemos seguir órdenes, un fenómeno común en todas las franquicias en México es que de un momento a otro, el franquiciatario comienza a poner sus propios ingredientes, a cambiar la fórmula, es decir, quiere personalizar una fórmula la cual, no es transformable, una franquicia te da mucha seguridad ya que todo está probado y comprobado, sin embargo, te limita toda tu creatividad, si tú eres una persona que no sabe seguir órdenes o que quiere realizar su propio negocio sin que nadie le diga nada, no tienes el perfil para poder tener una franquicia, esto no se trata de dinero sino de felicidad, este pequeño consejo te ahorrará muchos miles de pesos y problemas, sin embargo, recuerda que el nivel de éxito entre los negocios que comienzan de manera independiente es muy pequeño.