Desde la secundaria en clases de civismo, nos enseñaron que la definición de justicia es simplemente “Dar a cada quien lo que le corresponde”, sin embargo, hay que aclarar algunos puntos que nos servirán sobre todo para tener una conciencia tranquila: Una cosa es hacer justicia y otra muy distinta es aplicar la ley, veamos un ejemplo sencillo que nos ejemplificará la diferencia en la aplicación de la justicia entre lo que sucede en Estados Unidos y en México.

Supongamos que una persona demanda a otra por una determinada cantidad de dinero,  para este fin, cuenta con un documento que está firmado por la parte demandada en el cual acepta pagar una determinada cantidad de dinero.

En Estados Unidos, el juicio se realiza con un jurado integrado por 12 personas, las cuales son gente común y de sus conclusiones depende el destino del pleito, si el demandado logra convencer a estas personas que firmó bajo engaños, entonces es declarado No Culpable, eso es hacer justicia.

En México la historia es diferente, el juicio normal de primera instancia, se realiza con tan solo un juez, él se concreta básicamente a saber si la persona firmó o no firmó  el documento en cuestión, si se acredita que lo firmó entonces el demandado es culpable, no importa la circunstancia, básicamente recibirá una sentencia condenatoria por tonto, eso es aplicar la ley.

¿Por qué comento estas historias? Porque la mejor forma de darle seguridad a un inversionista es mediante un contrato justo,  no mediante la lástima,  debe existir un contrato que cuide los intereses de la empresa y también del franquiciatario,  obviamente, cuando un inversionista de franquicias se acerca a un abogado básicamente es porque no ha sido escuchado, el abogado con tal de conseguir el trabajo, le jurará y asegurará al cliente que tiene un caso ganado, caso que por supuesto,  representará muchos miles de pesos de beneficios para ambas partes, sin embargo, si la franquicia tiene un contrato justo y lo ha cumplido, por más esfuerzos que hagan los abogados, la franquicia siempre ganará.

¿Cuál es la mejor manera de lograr la justicia dentro de una franquicia? Aunque Usted no lo crea, la mejor manera de lograrla es mediante la comunicación, si algo no te gusta, platícalo, comunícalo a la empresa, a final de cuentas, es mejor obtener un mal arreglo que un buen pleito.

Durante todos estos años,  hemos solucionado todos los problemas surgidos por el factor humano, gracias a que nuestro contrato era justo, se mencionaban obligaciones y penalizaciones en ambos sentidos, dando siempre lo justo a cada quien, cuando Usted firme un contrato de franquicia, cuide que sea un contrato imparcial, que sea un documento que tenga las posibilidades de reclamar cualquier injusticia que suceda dentro de la misma organización o si no se le cumple lo prometido, que tenga mecánicas para salir del contrato, recuerde, ningún contrato lo puede secuestrar, siempre es mejor aclarar antes de tiempo que después querer demandar, eso depende de su astucia y perspicacia.