Una duda que todos los emprendedores e inversionistas tienen es buscar el local ideal en donde puedan instalar su negocio y que les permita crecer y ser prósperos, frecuentemente en las franquicias nos encontramos con personas que antes de contratar la franquicia quieren ir y contratar el local en donde la van a instalar, esto es equivalente a ir a comprar una casa antes de preguntarle a la muchacha si quiere ser nuestra novia, es decir, es simplemente absurdo.

Para rentar un local, se deben tomar en cuenta diferentes aspectos, el más importante es que el valor de un local no está determinado por la cantidad de metros o por su ubicación sino por la cantidad de dinero que el local le va a generar a nuestro negocio, esto es, un local por bonito que sea si se encuentra en un lugar alejado de nuestro mercado objetivo simplemente no sirve para nada.

Para este fin, las franquicias contamos con bases de datos y estudios que nos permiten saber por cuáles lugares se encuentra nuestro mercado y en ese tenor, se aplican diferentes cruces de información que nos servirán para determinar si un lugar vale o no la pena para utilizarlo.

El estudio de factibilidad es la llave que nos sirve para poder encontrar la ubicación que minimizará el riesgo de la inversión, si no se cuenta con ese estudio, la posibilidad de fracasar es absolutamente alta.

Por otra parte, se debe tomar en cuenta el costo de la renta del local, este costo debe estar en función de la cantidad de clientes que atraiga el local y su nivel económico, es muy clásico que existan plazas en provincia que cobran rentas mensuales que rondan entre los 20 mil y 25 mil pesos pero no tienen una sola tienda ancla que garantice afluencia de clientes a nuestro negocio, rentar un local en estas plazas es comprar una promesa de fracaso, en el mejor de los casos, el inversionista estará trabajando para solamente pagar la renta, me llama la atención que comparativamente, algunas plazas de ciudades de provincia cuestan lo mismo o son más costosas  que locales similares a los de  la Ciudad de México pero con una afluencia de clientes miles de veces inferior.

Existen locales en donde la renta mensual es de  8 mil o 10 mil pesos  pero no generan clientes, por otra parte, existen locales  en plazas  que cuestan  45 mil pesos al mes, pero genera ventas de alrededor de medio millón de pesos, aquí yo pregunto ¿Cuál en realidad es el local caro?.

La gran diferencia que existe para no equivocarse al rentar un local es contar con el apoyo de la franquicia, recuerde que pedir asesoría al encargado de la plaza o a un agente inmobiliario es de lo más bobo e inocente que hay, recuerde que el negocio de ellos es rentar el local, sin importar cómo la va a ir a su negocio, por otra parte, con las franquicias el escenario cambia ya que a la franquicia le interesa que a Usted le vaya bien para seguir creciendo, tener más tiendas, vender más insumos y recibir más regalías, el objetivo es radicalmente diferente, por ello, el resultado es muy diferente casi siempre.