En toda agrupación religiosa, semi religiosa y también en todas las actividades parareligiosas  que son los que cooperan económicamente de manera importante para el sostenimiento de la iglesia,  estos son los creyentes o semi creyentes que tienen mayor o menor miedo de perder el cielo y condenarse al fuego eterno, igualmente existen los grupos ortodoxos que como su nombre lo define, son los grupos que creen que siempre hacen lo correcto y tratan de imponerse como la voz de la autoridad sobre los creyentes, ellos quieren hacerse sentir como la voz de la moralidad y de la razón, finalmente está el grupo de  los conversos, estos son los que son expertos en mercadotecnia y que son los dueños de la absoluta nueva verdad, estos conversos se distinguen por su clara proactividad y también porque tratan de convencer a todos de que su descubrimiento moral-religioso es el non plus ultra de la humanidad.

Los negocios como grupo social, tampoco son ajenos a este tipo de manejo, las famosas redes son el equivalente al pueblo, ellos invierten y consumen el producto que generan los ortodoxos y nadie mejor para promoverlos que los conversos, veamos el desglose de estas afirmaciones.

Casi todos los negocios gigantes se mueven mediante redes, ya sea la distribución de los refrescos,  de papitas, de cervezas, de automóviles y hasta de teléfonos, el éxito comercial de las redes está más que aclarado y explicado, sin embargo, estas redes son visibles, generan empleos, distribuyen productos de confiabilidad y además, en algunos casos hasta pagan impuestos.

El fanatismo en los negocios se construye a partir del descubrimiento de un producto que es el elemento non-plus-ultra, aquel producto que no es para todos, que es solo para los iniciados y que promete resolver ese problema de salud que ningún médico ha podido resolver, va a quitar las manchas de la ropa como ningún otro detergente lo puede hacer,  también puede ayudar a evitar que le dé cáncer, osteoporosis o un infarto a pesar que el cliente no tenga antecedentes genéticos de cáncer, osteoporosis ó infartos, así de sencillo, así de fácil.

Este producto no está al alcance de todos, sino de unos cuantos seleccionados, los cuales deben pagar cantidades importantes a cambio de recibir la verdad o el producto milagroso, claro está, eso no se puede conseguir en cualquier tienda o supermercado sino que debe ser únicamente mediante los portadores de la verdad que son los mismos miembros de la red, esto no solamente le dá un sentido de exclusividad al producto sino que también, sirve para evadir impuestos.

Todo negocio de redes debe tener tanto a sus ortodoxos como son aquellos casos que llevan años de uso del producto y que ahora tienen un cuerpo o salud formidable gracias a ese producto, ellos hicieron lo correcto y llegaron al cielo, en este caso, tuve muchas compañeras de la universidad que de pronto aparecían en la tv haciendo anuncios enseñando un cuerpazo, claro, ellas no obtuvieron esos resultados gracias a ese producto, pero alguien tenía que pagar las cuentas y ese producto fue la solución a sus problemas.

Finalmente se encuentran los conversos que en el lenguaje comercial les llaman “Casos de Éxito”, los cuales son personas que transitaban por el camino difícil de la vida, ellos eran pobres y sus esposas gordas, cuando un buen día, comenzaron a usar el producto, ese día se arreglaron todos los problemas de salud, calvicie y aprecio social, gracias al uso de ese producto, hoy ellos son ricos y sus esposas tienen cuerpos esculturales, vamos, hasta los hijos se les hacen güeros.

Ellos son los que te invitan a consumir el producto y a que seas como ellos, portadores de la verdad,  en este medio, existe un término que es el engaña bobos y principal gancho, el cual es “Ingreso Residual” el cual veremos en otra columna.

El beneficio de las franquicias es que no se mueven por fanatismos, recomendaciones ni por redes secretas sino por un sistema abierto que está regulado legalmente y en el cual, el inversionista no va a salir “pelado de dinero” o con “espejitos” en la mano ya que desde un principio, sabe cuales son los beneficios, responsabilidades, etc., En las franquicias tu eres tu propio jefe y tus ingresos no dependen de lo que quieran o no quieran hacer los demás,  el sistema de franquicias es un sistema transparente y confiable, por favor, no caiga en el negocio de atrapa bobos de las redes de ventas con ingresos residuales.