Si Usted tiene pensado instalar una franquicia, debe tomar en cuenta que existen gastos diversos que Usted tendrá que afrontar, muchas empresas se obstinan en esconder los gastos relacionados, en ocasiones porque no tienen el dato preciso y otras veces, tan solo para no hacer ruido al proceso de venta, los gastos involucrados son los siguientes:

Canon de franquicia: Esta es la cantidad que Usted tiene que pagar por lo que llamamos el Know How de la franquicia, aquí lo que paga en palabras sencillas es la experiencia, también otras personas le pueden incluir dentro de este rubro los gastos de contratación, viáticos, etc., lo que es real es que el gasto del canon de franquicia es tan solo el primero y el más visible de los gastos.

El segundo gasto es el local en donde se va a colocar la franquicia, aquí el gasto que consideramos es el del arrendamiento, junto con sus correspondientes depósitos.

El tercer gasto corresponde a la habilitación del local, es decir, los gastos en los que tenemos que incurrir para transformar el local de acuerdo a las características que nos solicitó la franquicia, aquí en este rubro entran los gastos de paredes, piso, anuncios, imagen, iluminación, crear o tirar paredes, habilitar baños, crear en su caso las instalaciones para la cocina, etc. Es decir, todo aquello que son cuestiones sólidas y de imagen del local, el costo de la adaptación del local es directamente proporcional al tamaño que tiene, mientras más grande más caro.

El cuarto gasto se refiere al equipamiento del local, aquí en este rubro, debemos incluir lo correspondiente a sillas, mesas, televisiones, equipos de sonido, etc., como es obvio, mientras más grande es el local, más grande será la cantidad de dinero que se tiene que invertir en su equipamiento, si Usted renta un local en un área de fast food en una plaza comercial, obviamente ya no tiene que invertir en sillas y mesas porque ya están instaladas, pero no se preocupe, en el costo de la renta, la plaza le cobrará una cantidad equivalente a como si las estuviera comprando.

Un peligro muy común es que las franquicias tienen su frase muy estilizada que es “Franquicia llave en mano” aquí en términos cristianos, lo que quiere decir   es que Usted no realizará ninguna obra ni se preocupará por nada, simplemente la franquicia se encargará de todo y al final le entregarán una llave de su local ya transformado y listo para operar, esto es una manera muy cómoda de trabajar pero definitivamente es la más cara ya que hay ocasiones en que la franquicia, desde su ciudad de origen, envía albañiles, pintores, plomeros, carpinteros, etc, personal al que se le tiene que pagar transporte, hospedaje y alimentos, estos gastos son altos y generalmente no son especializados, por lo cual, se puede conseguir el mismo servicio en la plaza.

Finalmente quiero comentar que hay un espejismo en los locales que son una isla en los centros comerciales, este tipo de locales son muy caros y el costo de la renta es mayor que el de un local hecho y derecho.